Publicado el Deja un comentario

Content curation en bibliotecas

El bibliotecario siempre ha tenido un papel relevante como curador de contenidos, aún cuando esta función no existía como rol y sus tareas no eran exactamente las mismas que las que se le atribuyen hoy en día. Ejercían seleccionando y prescribiendo libros relevantes sobre un tema o para un usuario concreto, por ejemplo. Con el paso de los años la información crece exponencialmente y la curación de contenidos pasa a ser una función relevante en todos los ámbitos, incluyendo las bibliotecas. Internet, además de proporcionarnos contenidos casi ilimitados, también nos da acceso a plataformas muy interesantes para buscar, seleccionar, dar valor y compartir estos contenidos. Es decir, aplicar la content curation según el sistema de las 4’s desarrollado por Javier Guallar y Javier Leiva-Aguilera en su libro las 4’s de la Content Curation.

En este sentido, existen muchas herramientas que bibliotecas alrededor del mundo ya están usando para crear guías temáticas, desde blogs hasta redes sociales: las más conocidas, como Facebook y Twitter, que son muy populares para buscar y difundir contenidos, o Pinterest, que por su versatilidad tiene una gran aceptación en bibliotecas. Pero otras herramientas no tan conocidas que nos permiten ir más allá en la curación de contenidos y en las que nos centraremos en esta nota.

LIST.LY es un muy buen ejemplo de herramienta para la curación de contenidos. En ella se pueden crear listas temáticas colaborativas en las que compartir y dar valor añadido al contenido. Un buen ejemplo de su uso son los tableros de la biblioteca Can Mulà de Mollet del Vallès. Tienen uno para recomendaciones de libros, uno para libros que NO recomiendan y uno para recomendación de libros juveniles.

FLIPBOARD permite compartir contenidos de fuentes concretas previamente seleccionadas y la automatización de las publicaciones. Éstas se pueden visualizar conjuntamente o clasificadas en “magazines” temáticas. En este caso el valor añadido por parte del content curator reside en la selección del continente y las temáticas. Aquí podemos ver el ejemplo de la Biblioteca Universitaria de la Rioja.

SCOOP.IT es muy popular entre bibliotecas educativas, tanto escolares como universitarias, y es ideal para la creación de guías temáticas ya que se agrupa en “topics”. Sus puntos fuertes son la visualización, la posibilidad de añadir contenido propio por parte del curador de contenidos y la facilidad de compartir los Scoops. Un ejemplo de buen uso es la Facultad de Filosofía y Letras de la UNILEON.

Si bien la búsqueda y difusión de contenidos se desarrollan muy favorablemente en bibliotecas, aún queda mucho campo por recorrer en la aportación de valor añadido a este contenido. Es lo que llamamos “sense making” en la teoría de las 4’s.

Más información: Guallar, Javier (2016). Curación de contenidos en bibliotecas mediante plataformas social media. Anuario ThinkEPI, 2016, vol. 10, pp. 142-15. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *